top of page

Analgesia

MANUAL DE EMERGENCIAS 80/20



La analgesia en el adulto se refiere al manejo y control del dolor en personas mayores. Los principios generales de la analgesia incluyen:


1. Evaluación adecuada del dolor: Antes de comenzar cualquier tratamiento analgésico, es esencial realizar una evaluación completa del dolor. Esto implica determinar la intensidad, la ubicación, la duración y los factores desencadenantes del dolor.


2. Enfoque multimodal: Utilizar un enfoque multimodal implica combinar diferentes estrategias y medicamentos para abordar el dolor desde múltiples perspectivas. Esto puede incluir medicamentos analgésicos, terapias físicas, técnicas de relajación y otras intervenciones.


3. Uso prudente de medicamentos: Se deben utilizar medicamentos analgésicos de manera prudente, teniendo en cuenta la gravedad del dolor y la tolerancia del paciente. Esto puede incluir analgésicos como paracetamol, antiinflamatorios no esteroides (AINEs) y opioides en casos más graves.


4. Individualización del tratamiento: Cada paciente responde de manera única al dolor y a los medicamentos. Por lo tanto, es crucial adaptar el tratamiento analgésico a las necesidades individuales de cada persona, considerando factores como la edad, la salud general y las condiciones médicas preexistentes.


5. Educación del paciente: Proporcionar información al paciente sobre su dolor, los posibles tratamientos y cómo participar activamente en su propio cuidado puede mejorar la adherencia al tratamiento y la eficacia del manejo del dolor.


En cuanto a los métodos de control del dolor, se pueden utilizar diversas estrategias:


1. Farmacoterapia: Incluye el uso de medicamentos como analgésicos, antiinflamatorios y opioides para aliviar el dolor.


2. Terapias físicas: La fisioterapia, la terapia ocupacional y otras modalidades pueden ayudar a mejorar la función y reducir el dolor.


3. Intervenciones intervencionistas: Inyecciones locales de anestésicos, bloqueos nerviosos y procedimientos quirúrgicos pueden ser opciones para el control del dolor en casos específicos.


4. Terapias alternativas: Acupuntura, terapia cognitivo-conductual, técnicas de relajación y otras terapias complementarias pueden tener un papel en el control del dolor.


5. Tratamientos psicológicos: La psicoterapia y el apoyo emocional pueden ser cruciales, especialmente en casos de dolor crónico, donde factores psicológicos pueden influir en la percepción del dolor.



1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page