top of page

Oclusión de la arteria retiniana central

Actualizado: 18 mar


MANUAL DE EMERGENCIAS



La arteria central de la retina es una arteria terminal.


La oclusión suele ser embolica (comprueba historia de fibrilación auricular y escuche soplos carotideos), lo que causa una disminución de la AV


  • Sin dolor repentino.

  • Imposibilidad para contar los dedos.

  • No hay percepción de la luz.

El paciente puede tener antecedentes de amaurosis fugaz.


Exploración.


La reacción directa de la pupila es lenta o ausente en el ojo afectado, pero reacciona a la estimulación consensual (defecto pupilar aferente).


La fundoscopia revela una retina pálida, con un disco óptico pálido hinchado y una "mancha de mácula rojo cereza" (la retina es más delgada aquí y la circulación coroidea subyacente es normal). Los vasos sanguíneos de la retina están atenuados e irregulares: puede haber "transporte de ganado" en las arterias.



Tratamiento


Realice un masaje suave digitalmente del globo ocular durante 5–15 segundos, luego suelte y repita para desalojar la embolia, mientras espera la llegada urgente de un oftalmólogo.


Si hay alguna demora en que el oftalmólogo vea al paciente, considere (y analice) las siguientes opciones:


  • Administrar trinitrato de glicerilo sublingual.

  • Administrar acetazolamida IV 500 mg (disminuirá la presión intraocular).

  • Reconsiderar el diagnóstico:

  • Considere si la arteritis temporal es una posibilidad o no.

10 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page